NEGOCIOS CON APPLE
 
 
Tiene iPhone e iMac, pero no iPad. Tampoco tiene estudios relacionados con el mundo de la informática, pero sí una afición desde niño al mundo de los videojuegos. "Para poder crear es imprescindible jugar mucho, conocer los que más se venden y leer los comentarios para ver qué quiere la gente". Lo dice desde su propia experiencia Rubén Murcia, un joven de 26 años de San Fulgencio que ha conseguido vender a Apple dos aplicaciones para sus dispositivos que ya han salido a la venta en todo el mundo.

Primero convirtió el despacho de su casa en sede de la empresa Infamous Games, en la que tan solo figura él como trabajador. Eso fue hace poco más de tres meses, cuando se decidió a comprar un Mac, después de trastear con los videojuegos desde los 12 años y tomar contacto con el iPhone hace uno. "Me entró curiosidad por los dispositivos de Apple, me decidí a comprarme el iMac y me puse a tirarle ocho horas al día para hacer un videojuego, con la premisa de que debía ser lo más simple y lo más adictivo posible".

Fruto de ello fue iRock Drums, "una aplicación que simula una batería de rock", afirma Rubén Murcia que antes de ser aceptado por Apple tuvo que pasar unos estrictos controles de calidad. "Envié la aplicación a Canadá, que es donde tienen el centro de calidad, y tuve que esperar diez días porque las revisiones son muy estrictas. Después, una vez que ven que es viable pues te lo comunican y entonces sale a la venta".
El caso es que "al principio me contestaron que estaba en una lista de espera, luego hicieron la revisión y finalmente ya se inició el procedimiento para ponerlo a la venta". Dicho y hecho. Y en menos de dos meses Apple ha registrado 9.000 descargas de esa aplicación que salió al mercado el 22 de abril y que se ha vendido en países como La India, Arabia Saudí y, sobre todo, Estados Unidos.

Después se enfrascó en crear Strip Ball, un videojuego con el que siguió el mismo procedimiento y con el que también alcanzó la diana. Apple le dio el sí. El pasado 24 de mayo salió la versión para iPhone y la semana pasada, para iPad. "Es un videojuego con más de treinta niveles y con el dedo tienes que ir golpeando la bola y recogiendo estrellas hasta llegar a la meta".

Dos de dos no está mal para un autodidacta. "Para mí es un orgullo porque no tengo ningún estudio amplio, trabajo yo solo en mi casa, aunque estoy empezando a contactar con un chico de Chile", destaca Rubén Murcia.

Asegura que esto le ha enseñado "que es una tarea bastante difícil, posible, pero difícil", afirma. "La gente piensa que por sacar una app ganas mucho, pero no es cierto, hay que tener mucha suerte porque hay 425.000 aplicaciones en el Apple Store, de las cuales 90.000 son para iPad".
Rubén trabaja ahora en desarrollar dos videojuegos nuevos. Uno titulado For in One, que contiene cuatro juegos en uno, "para ver si me lo aceptan... el otro todavía no tiene nombre". Su máxima aspiración, asegura, pasa por "competir con las grandes compañías" y "vivir de hacer esto, algo que es muy viable porque en todo el mundo hay 200 millones de dispositivos vendidos".

70% para el creador y 30% para la multinacional

La política económica de Apple es muy clara: un 70 por ciento de los beneficios de venta para el creador y un 30 por ciento para la compañía. "Ellos te dan a elegir el precio al que quieres vender la aplicación, según su baremo que va desde los 0,79 euros (0,99 dólares) hasta los 799 euros (999.99 dólares). Yo elegí 0,79 euros, que es lo más normal". Lo curioso es que cuando Apple te selecciona como desarrollador de app, te ofrece simuladores de todos los dispostivos para que pruebes los juegos. Y una vez que te admiten la aplicación, "te envían un informe diario de cuántas descargas has tenido ese día, en qué países, cuánto dinero has ganado y cuántos comentarios ha tenido tu aplicación".
 

Fuente: http://www.diarioinformacion.com
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=